La ociosidad es la madre de todos los vicios