El tiempo todo lo cura, menos la vejez y la locura