Contra el feo vicio de pedir, existe la noble virtud de no dar