Las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra