Errar es humano, pero perdonar es divino