Quien pregunta es un tonto por cinco minutos pero el que no pregunta es un tonto por siempre