La primera y la mejor de las conquistas es la conquista de uno mismo